Vida después de la cirugía de tiroides

Tras la cirugía de tiroides, necesitará algún tiempo para recuperarse. No obstante, pronto podrá volver a sus actividades habituales. El equipo de atención sanitaria le dará ejercicios y sugerencias para acelerar la recuperación.

Recuperación de la cirugía

La recuperación dependerá de la extensión y el tipo de cirugía que haya recibido. Se necesita más tiempo para recuperarse de la cirugía tradicional abierta que de un procedimiento mínimamente invasivo.

Tras la cirugía, es posible que experimente cambios en la voz, tales como ronquera, dificultad para hablar en voz alta, fatiga en la voz y cambios en el tono. Estos cambios se deben a daños en los nervios laríngeos durante la cirugía. Esto puede durar unos días o unas semanas, pero raramente es permanente. El uso del sistema de monitorización de la integridad nerviosa (Nerve Integrity Monitoring) ayuda a reducir el riesgo de dañar los nervios durante la cirugía.

Es posible que sus niveles de calcio en sangre estén bajos debido a daños en las glándulas paratiroides durante la cirugía. De nuevo, este problema es solo temporal y se trata con suplementos de calcio durante unos días. Los signos que indican que hay un bajo nivel de calcio son sensación de entumecimiento y cosquilleo en los labios, las manos y las plantas de los pies, sensación de hormigueo en la piel, calambres y espasmos musculares, dolores intensos de cabeza, ansiedad y depresión.

En los días inmediatamente posteriores a la cirugía, tendrá que cuidarse las zonas de incisión. Según el tipo de apósito (vendaje) que tenga en la herida, podrá o no bañarse, ducharse o nadar hasta que la curación esté avanzada. Quizá observe un hematoma o una ligera inflamación alrededor de la cicatriz. Esto es normal. No obstante, si la inflamación es significativa, debe ponerse en contacto inmediatamente con el cirujano, dado que podría ser un signo de infección. La cicatriz puede volverse gradualmente de color rosa y endurecerse. El endurecimiento es mayor en general unas tres semanas después de la operación y, a continuación, se reduce durante los siguientes dos o tres meses. Puede ser útil aplicar una pequeña cantidad de crema hidratante sin perfume alrededor de la herida, dado que ayuda a suavizar la piel y evitar la sequedad durante la curación.

Necesitará al menos una o dos semanas para recuperarse antes de volver al trabajo y a otras actividades cotidianas. No debe levantar ningún objeto pesado durante unas 2 semanas tras la operación, para evitar cualquier esfuerzo sobre el cuello.

Es probable que el cuello se hinche y se note duro y entumecido inmediatamente después de la cirugía. Esto es normal, y mejorará gradualmente a medida que se cure la herida. Cuando pueda girar la cabeza sin dolor ni dificultad (después de una semana, aproximadamente) podrá volver a conducir y a realizar otras actividades cotidianas, incluidos los deportes que no sean de contacto. Es probable que el fisioterapeuta del hospital le recomiende realizar algunos ejercicios suaves de cuello y hombros después de la operación. Le ayudarán a evitar la rigidez permanente. Asegúrese de seguir las instrucciones del fisioterapeuta. No obstante, si continúa teniendo problemas de dolor o rigidez, póngase en contacto con el médico.

Mientras el cuello esté rígido y dolorido, es posible que necesite tomar alimentos blandos y fáciles de tragar. Asegúrese de comer lentamente y beber mucho durante y después de las comidas, para ablandar la comida y evitar obstrucciones. Triturar los alimentos sólidos puede resultarle útil.

Deberá visitar al médico o al cirujano varias veces después de la cirugía para revisar los niveles hormonales y la curación. En estas visitas le indicarán cuándo puede volver a sus actividades cotidianas.

Vida diaria

Las personas que se someten a una tiroidectomía total, y la mayoría de las que se someten a tiroidectomía subtotal, necesitan tomar fármacos de sustitución (tiroxina) durante el resto de su vida. Con este sustituto de la hormona tiroidea, es común experimentar cansancio, depresión, dificultad para concentrarse, problemas de memoria, ganancia de peso excesiva o inexplicada, sequedad en la piel, aspereza o picor en la piel, sequedad en el pelo, pérdida de pelo, sensación de frío (en especial en pies y manos), retención fecal, calambres musculares, dolor en las articulaciones, aumento del flujo menstrual, reducción del apetito sexual y períodos más frecuentes. Los comprimidos de hormonas son pequeños y fáciles de tomar. El médico revisará periódicamente los niveles hormonales y ajustará la dosis de tiroxina hasta que sea la correcta para usted.

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 17 01 2011

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España