Beneficios y riesgos

La principal ventaja de la cirugía tiroidea es que puede aliviar todos o algunos de los síntomas que experimenta el paciente.

Las principales ventajas de un enfoque mínimamente invasivo son menos dolor después de la operación, una recuperación es más rápida y una cicatriz mucho menor que con el enfoque tradicional.

Asegúrese de pedir al médico una explicación detallada de las ventajas y riesgos de la cirugía, así como de preguntarle por su experiencia en la realización de este tipo de procedimientos. Como ocurre con cualquier cirugía, hay posibles complicaciones que pueden producirse durante o después de la cirugía de tiroides. 

Sustitución de la hormona tiroidea: dependiendo de la cantidad de glándula tiroidea que se haya extraído, es probable que se necesite algún tipo de terapia de sustitución de la hormona tiroidea tras la cirugía.

Hipoparatiroidismo: las glándulas paratiroides, que se encuentran muy cerca de la glándula tiroides, controlan los niveles de calcio del cuerpo. Si las paratiroides resultan dañadas durante la cirugía, puede producirse una interrupción temporal o (raramente) permanente de su funcionamiento. Esto provoca una reducción del nivel de calcio llamada hipocalcemia. El hipoparatiroidismo temporal afecta aproximadamente al 7% de los pacientes. Los síntomas del hipoparatiroidismo, que suelen aparecer en los primeros días tras la cirugía y duran alrededor de una semana, pueden incluir:

  • sensación de entumecimiento y cosquilleo alrededor de los labios, las manos y la planta de los pies
  • sensación de hormigueo en la piel
  • calambres y espasmos musculares
  • dolores de cabeza intensos
  • ansiedad
  • depresión

Estos síntomas se tratan con tabletas de calcio. Daño del nervio laríngeo:los nervios que controlan la voz (nervios laríngeos) pasan muy cerca de la tiroides. Existe el riesgo de que resulten dañados durante la cirugía. Se estima que esto ocurre, aproximadamente, en 1 de cada 250 cirugías de tiroides. Es probable que este daño sea temporal, y puede causar cambios en la voz tales como los siguientes:  

  • dificultad para proyectar la voz
  • voz ronca
  • fatiga en la voz
  • reducción del rango vocal

Normalmente, los cambios permanentes son raros, y la voz vuelve a la normalidad en unas pocas semanas. Para ayudar a reducir el riesgo de daño del nervio durante la cirugía, se emplea un sistema de monitorización de la integridad nerviosa (Nerve Integrity Monitoring). Durante la cirugía de tiroides mínimamente invasiva o tradicional, este sistema permite a los cirujanos identificar los nervios que corren riesgo, monitorizar su función y confirmar que no se dañan. Si hay un cambio en la función de un nervio, el sistema de monitorización produce avisos visuales y auditivos para alertar al cirujano y al personal del quirófano.  El uso de sistemas de monitorización de la integridad nerviosa ayuda a reducir el riesgo de dañar nervios durante la cirugía, y mejora la seguridad y la tranquilidad de los pacientes y los cirujanos. Riesgos generales de la cirugía:como ocurre con toda cirugía, existe un riesgo de hemorragia tras la operación, así como algunos riesgos derivados de la anestesia y la posible infección. No olvide preguntar a su médico por las posibles complicaciones de su procedimiento.

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 17 01 2011

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España