Acceder a la cirugía de tiroides mínimamente invasiva

La cirugía de tiroides mínimamente invasiva es una operación corta, que puede o no exigir que pase una noche en el hospital. El equipo de atención sanitaria (cirujano, anestesista y personal de enfermería) le explicará qué ocurrirá antes, durante y después del procedimiento.

En qué consiste el procedimiento

Antes de la cirugía

Si sufre hipertiroidismo (exceso de actividad en la tiroides), quizá necesite tomar (o continuar tomando) medicación que controle sus niveles de hormonas en las semanas anteriores a la cirugía. La cirugía es más segura si los niveles de hormonas tiroideas son normales en el momento de la operación.

Algún tiempo antes de la cirugía, es probable que le hagan análisis de sangre, una radiografía de tórax y un electrocardiograma (ECG) para asegurarse de que está en condiciones de someterse a la cirugía. En algunos hospitales, es probable que le ofrezcan realizarse una prueba de las cuerdas vocales antes de la operación para comprobar que funcionan correctamente, y para evaluar si existe alto riesgo de dañarlas durante la operación.

Si se determina que necesita cirugía, visitará a un cirujano que le explicará cómo se realizará la cirugía mínimamente invasiva, incluyendo dónde se realizarán las incisiones. Puede que le extraigan solo un lóbulo de la tiroides (una lobectomía), casi toda la tiroides (una tiroidectomía subtotal o casi total) o la tiroides completa (tiroidectomía total).

Cuando se prepare para la cirugía, le pedirán que permanezca en ayunas desde después de la cena del día anterior a la operación.

El anestesista le explicará cómo se administrará la anestesia. Es posible que solo necesite anestesia local, en cuyo caso solo se adormecerá la zona del cuello. En este caso, también le administrarán sedantes suaves para evitar la ansiedad. Con este tipo de anestesia, podrá comunicarse con el cirujano durante la operación. Si le administran anestesia general, dormirá durante la operación.

Durante la cirugía

Una tiroidectomía total sin complicaciones debe tardar menos de 2 horas en realizarse. Si se somete a una operación menos extensa, será más rápida. Durante la cirugía, es posible que el cirujano utilice un sistema de monitorización de la integridad nerviosa (Nerve Integrity Monitoring) para ayudar a reducir el riesgo de dañar los nervios que controlan la voz.

Después de la cirugía

Cuando despierte de la anestesia, es probable que se encuentre en una zona especial de recuperación, donde el personal de enfermería puede monitorizarlo estrechamente hasta que se despierte por completo. Hasta que pueda volver a beber, recibirá líquidos a través de sondas, que también sirven para drenar el exceso de fluido de la zona de incisión. Estos tubos se extraerán ese mismo día o al día siguiente, dependiendo de la magnitud de la operación y de la velocidad de la recuperación.

Tendrá puntos en la zona donde se hizo la incisión. Estos puntos se reabsorben en unas semanas. El cuello y la garganta estarán doloridos y rígidos durante unos días. Le administrarán medicación para el dolor mientras esté en el hospital y para que se la lleve a casa. El dolor se aliviará y desaparecerá en unos pocos días.

Quizá observe cambios en la voz, lo que puede ocurrir si los nervios que van a la laringe resultan dañados de algún modo durante la operación. Estos cambios solo deben durar unos pocos días. El uso de un sistema de monitorización de la integridad nerviosa (Nerve Integrity Monitoring) ayuda a reducir el riesgo de dañar los nervios durante la cirugía. Es posible que también le hagan un examen laringoscópico de las cuerdas vocales para comprobar si están funcionando correctamente.

Al equipo de asistencia sanitaria le gustará ver que se levanta de la cama poco después de la cirugía, probablemente al día siguiente. Le darán ejercicios que le ayudarán a mejorar la rigidez del cuello. También es probable que le den ejercicios para las piernas y la respiración, para asegurarse de que la circulación y los pulmones funcionen bien y para ayudar a prevenir infecciones o coágulos después de la operación.

Es probable que esté listo para irse a casa uno o dos días después de la operación.

 

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 17 01 2011

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España