Vivir con tubos de ventilación o una adenoidectomía asistida con motor

Los tubos de ventilación pueden reducir el riesgo de padecer más infecciones de oído. Después de una adenoidectomía asistida con motor, el niño puede tener un ligero dolor de garganta que mejora cuando la cirugía sana.

Después de la cirugía

Tubos de ventilación: después de la cirugía, el niño estará en observación unas horas para asegurarse de que no haya ninguna complicación. Su especialista en ORL le dará instrucciones sobre cuándo obtener atención inmediata y cuándo programar visitas de seguimiento. También puede que le de una prescripción para gotas antibióticas para los oídos.

Adenoidectomía asistida con motor: después de la cirugía, el niño estará en observación durante unas horas para asegurarse de que no haya ninguna complicación. Su especialista en ORL le dará instrucciones sobre cuándo obtener atención inmediata y cuándo programar visitas de seguimiento. Después de la operación, es posible que niño tenga un ligero dolor de garganta. Esto es normal y debe aliviarse gradualmente a medida que sana el lugar de la cirugía.

Aunque las adenoidectomías asistidas con motor tienen normalmente pocas complicaciones, una hemorragia en un niño pequeño puede ser un problema serio si se produce. Es posible que los niños pequeños no noten la hemorragia o no se quejen de ella. El niño estará en observación durante unas horas después de la cirugía para asegurarse de que la hemorragia no se inicie de nuevo.

El día a día

Tubos de ventilación: aunque hay pocos desafíos o problemas relacionados con vivir a diario con tubos de ventilación, debe tener presentes algunas cosas. Los tubos de ventilación se caen a veces antes de lo previsto. Si ocurre así, es posible que vuelva a acumularse fluido y que haya que repetir la cirugía. También puede ocurrir que los tubos de ventilación permanezcan demasiado tiempo y que tenga que extraerlos el médico.

Para impedir que entren gérmenes en el oído a través del tubo de ventilación, es posible que el médico recomiende usar tapones para los oídos durante el baño o la natación, para mantener los oídos secos. Esto es particularmente importante al nadar en aguas no tratadas, tales como las de lagos y ríos. Su médico le sugerirá el mejor método para proteger los oídos del niño después de la cirugía.

Adenoidectomía asistida con motor: después de una adenoidectomía asistida con motor, el riesgo de que el niño padezca más infecciones de oído se debe reducir. Como siempre, si tiene preguntas o preocupaciones, compártalas con su médico.

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 22 09 2010

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España