Beneficios y riesgos – DBS Therapy

Aunque actualmente no hay ninguna cura para la enfermedad de Parkinson, la terapia de estimulación cerebral profunda (DBS Therapy) puede tratar algunos de sus síntomas.1 DBS Therapy no cura la afección subyacente. Si se interrumpe la terapia, sus síntomas volverán.

Beneficios

Se ha demostrado que la estimulación cerebral profunda reduce algunos de los síntomas asociados a la enfermedad de Parkinson.1

DBS Therapy está aprobada actualmente para tratar la enfermedad de Parkinson, el temblor esencial y la distonía*. Desde 1993, más de 75.000 pacientes en todo el mundo se han beneficiado de DBS Therapy.2

La terapia de estimulación cerebral profunda es:

Eficaz: el sistema DBS administra la estimulación en áreas específicas del cerebro. En el estudio clínico de la EP, el 87% de los pacientes mostraron mejores resultados motores en el "estado off" al final de la evaluación de 12 meses.2

  • Ajustable: los parámetros de la estimulación los puede establecer su médico para satisfacer sus necesidades específicas.
  • Reversible: a diferencia de otros tratamientos quirúrgicos, DBS Therapy no implica la eliminación de ninguna parte del cerebro. El sistema DBS se puede desactivar o extraer.

Riesgos

Los riesgos de DBS Therapy pueden incluir derivados de la cirugía, efectos secundarios o complicaciones del dispositivo. El implante del sistema de neuroestimulación conlleva los mismos riesgos que van asociados a cualquier otra cirugía cerebral.

El médico puede proporcionar más información sobre estos y otros posibles riesgos y efectos secundarios. Muchos efectos secundarios de DBS Therapy se pueden solucionar ajustando los valores de estimulación. Puede que sean necesarias varias visitas de seguimiento para encontrar los valores de estimulación óptimos.

Los riesgos de la cirugía pueden incluir:

  • Parálisis, coma o muerte
  • Sangrado dentro del cerebro (hemorragia intracraneal)
  • Pérdida de líquido cefalorraquídeo
  • Ataques de apoplejía 
  • Infección
  • Respuesta alérgica a los materiales implantados
  • Complicaciones neurológicas temporales o permanentes
  • Confusión o problemas de atención
  • Dolor en los lugares donde se ha realizado la cirugía
  • Dolor de cabeza

Efectos secundarios

Los posibles efectos secundarios de la estimulación cerebral pueden incluir:

  • Sensación de hormigueo (parestesia)
  • Empeoramiento temporal de los síntomas
  • Problemas del habla como susurros (disartria) y dificultad para formar palabras (disfasia)
  • Problemas de visión (visión doble)
  • Mareo o vértigo (pérdida de equilibrio)
  • Debilidad muscular o parálisis parcial de la cara y las extremidades (paresia)
  • Movimientos anormales e involuntarios (corea, distonía, discinesia)
  • Problemas de movimiento o coordinación reducida
  • Sensación de sacudida o descarga
  • Entumecimiento (hipoestesia)

Complicaciones del dispositivo

Las posibles complicaciones del dispositivo incluyen:

  • Dolor, heridas mal curadas o infección en el lugar de implante de los componentes del sistema DBS
  • Infección o cicatrización causada por la erosión de la piel por parte de los componentes del sistema
  • Cirugía de reajuste por un movimiento del electrodo o del conector del electrodo/extensión, o bien por problemas mecánicos o eléctricos
  • Una reacción alérgica o rechazo del sistema por parte del cuerpo
  • Lesión tisular como resultado de la programación de los parámetros o de un funcionamiento defectuoso de uno de los componentes del sistema

*No se ha establecido la efectividad de este dispositivo para el tratamiento de la distonía.

Referencias

  1. Resumen clínico de la terapia Activa, 2003.
  2. Datos de archivo de Medtronic, Inc.

 

 

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 22 09 2010

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España