Beneficios y riesgos – Implantación de un stent

Beneficios

La implantación de un stent, como la angioplastia con balón, es una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía de revascularización coronaria. Por ello, presenta un riesgo de complicaciones más bajo que la cirugía de revascularización. Los pacientes normalmente pueden salir del hospital al día siguiente; la recuperación es mucho más corta que después de la cirugía de revascularización. Después de la implantación de un stent, los pacientes a menudo pueden retomar rápidamente sus actividades cotidianas. Además, con la implantación de un stent:

  • No necesita cirugía mayor.
  • La mayoría de los pacientes no requieren anestesia general.
  • Las complicaciones mayores son infrecuentes.

Riesgos

Aunque las complicaciones mayores son poco frecuentes, la implantación de un stent conlleva los mismos riesgos que la angioplastia con balón aislada para el tratamiento de la enfermedad coronaria. El lugar de inserción del catéter podría infectarse o sangrar abundantemente y es probable que aparezcan hematomas. Otras complicaciones raras incluyen ataque cardíaco, ictus y muerte cardíaca súbita, aunque con un índice mucho menor que en la cirugía de revascularización.

Incluso con la implantación de un stent, sigue siendo posible un reestrechamiento de la arteria coronaria. Con stents convencionales (sin recubrimiento de fármaco), la reestenosis (reestrechamiento) ocurre hasta en un 15% a 30% de los pacientes (dependiendo del stent). Este porcentaje es mucho menor en pacientes a los que se implantan stents recubiertos de fármaco. Si ocurre una reestenosis, los pacientes pueden necesitar otra angioplastia con balón, procedimiento de stent o cirugía de bypass.

Aunque los stents han demostrado ser un tratamiento seguro y eficaz, su uso puede producir en raras ocasiones lo que se conoce como trombosis del stent. La trombosis del stent es un coágulo de sangre que se produce tras la implantación del stent. En un porcentaje pequeño de pacientes con stents, las células sanguíneas pueden volverse pegajosas y aglomerarse para formar una pequeña masa o coágulo. Cuando se forma un coágulo de sangre, éste puede bloquear el flujo libre de sangre a través de la arteria y provocar un ataque cardíaco o incluso la muerte. La trombosis del stent puede producirse en pacientes con stents tanto convencionales como recubiertos de fármaco. Los científicos están investigando actualmente si existe un mayor riesgo de trombosis del stent con determinados stents recubiertos de fármaco.

Lo mejor que puede hacer es seguir la recomendación de su cardiólogo de tomar la medicación anticoagulante, también conocida como doble tratamiento antiplaquetario (aspirina con clopidogrel o ticlopidina). Es muy importante no dejar de tomar esta medicación hasta que el cardiólogo se lo indique.

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 22 09 2010

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10
España