Vida diaria: bombas de infusión

Después del período de recuperación inicial (de 6 a 8 semanas), la bomba de infusión se convertirá probablemente en un elemento rutinario de su día a día. De hecho, los estudios clínicos muestran que muchos pacientes en los que la medicación oral no ha producido un alivio del dolor crónico han podido mejorar sus actividades diarias con una bomba de infusión. (Los resultados pueden variar1-5.)

Descripción de la bomba

La bomba se coloca cerca de la superficie de la piel para permitir su rellenado. Puede ser visible bajo la piel cuando no la cubre la ropa o si se lleva una prenda ajustada. Sin embargo, dependiendo del tamaño y la forma del paciente, del lugar de implantación y del tamaño de la bomba, es posible que no se note en absoluto.

Visitas al médico

Tendrá que volver periódicamente a la consulta del médico para realizar comprobaciones y rellenar la bomba. La medicación de la bomba se debe recargar, dependiendo de la dosis prescrita y del tamaño de la bomba, en un máximo de 6 meses.

Rellenado y ajuste de la bomba

El médico llena la bomba con medicación para el dolor usando una jeringa. Usted y su médico deben trabajar juntos para encontrar la dosis de medicación que resulte más cómoda en su caso.

Encontrar la mejor dosis de medicación para el dolor para un paciente puede llevar algún tiempo. Si la bomba es programable, también se pueden programar distintas dosis que se ajusten a diferentes actividades o momentos del día.

Precaución con las actividades

Algunos movimientos pueden estirar o tensar el catéter o los puntos que mantienen la bomba en su lugar. El médico puede darle algunas pautas sobre las actividades que debe evitar.

Aunque el catéter se compone de materiales flexibles y resistentes, puede sufrir desgaste. Si se pliega, se retuerce, se golpea o se estira de forma reiterada o excesiva, puede ser necesario recurrir a la cirugía para repararlo.

Expectativas realistas

Unas expectativas realistas son esenciales para la satisfacción con cualquier tratamiento para el dolor. Es importante recordar que la bomba no eliminará la fuente del dolor ni curará ninguna enfermedad subyacente, pero puede ayudarle a tratar mejor el dolor.

Extracción de la bomba

Si ya no necesita la bomba o cambia de idea con respecto al tratamiento para el dolor, el médico puede desactivarla completamente o extraer el sistema.

Referencias

  1. Onofrio BM, Yaksh TL. Long-Term Pain Relief Produced by Intrathecal Infusion in 53 Patients. J Neurosurg 1990; 72: 200-209.
  2. Winkelmuller M, Winkelmuller W. Long-Term Effects of Continuous Intrathecal Opioid Treatment in Chronic Pain of Nonmalignant Etiology. J Neurosurg 1996; 85: 458-467.
  3. Paice JA, Penn RD, Shott S. Intraspinal Morphine for Chronic Pain: A Retrospective, Multicenter Study. J Pain Symptom Manage 1996; 11(2): 71-80.
  4. Lamer TJ. Treatment of Cancer-Related Pain: When Orally Administered Medications Fail. Mayo Clin Proc 1994; 69:473-480.
  5. Portenoy RK. Management of Common Opioid Side Effects During Long-Term Therapy of Cancer Pain. Ann Acad Med 1994; 23:160-170.

 

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.

Última actualización: 22 09 2010

Section Navigation

Additional information

Contacto

Medtronic Ibérica, S.A.
Medtronic
C/María de Portugal, 11 28050 Madrid
España
work Tel +34 91 625 04 00
work Fax +34 91 650 74 10

Learn More

En Internet

España