Nuestra historia: El esfuerzo del crecimiento

En 1961, un garaje y un apartamento no eran ya suficientes para el crecimiento de la compañía. Medtronic trasladó su sede central a una instalación de 1.400 metros cuadrados en St. Anthony Village, en Minneapolis. La nueva instalación. qué se expandió a 10.000 metros cuadrados antes del fin de la década, incluía oficinas, una zona industrial, un laboratorio de prototipos, una biblioteca y una sala de conferencias para la formación en ventas y seminarios técnicos.

El traslado a la instalación de St. Anthony en los años sesenta fue un gran paso para una compañía habituada a trabajar desde un garaje.

El traslado a la instalación de St. Anthony en los años sesenta fue un gran paso para una compañía habituada a trabajar desde un garaje.

En 1962, la línea de productos había crecido a 21 dispositivos y las ventas anuales habían crecido a 500.000 dólares. Las ganancias, sin embargo, no eran tan brillantes. El traslado a la nueva instalación, unido a los crecientes gastos en marketing y las inversiones en investigación de nuevos productos, se tradujo en unas pérdidas netas de 144.000 dólares ese año.

Al borde de la quiebra, Medtronic reenfocó sus esfuerzos fiscales. Los líderes de la compañía obtuvieron un préstamo bancario de 100.000 dólares de un inversor de riesgo, y recortaron el tamaño de la plantilla. También abandonaron algunos de los productos menos rentables y se centraron en los equipos electrónicos quirúrgicos y protésicos. En 1963, la compañía había vuelto al buen camino financieramente, con un beneficio de 73.000 dólares sobre unos ingresos de 985.000 dólares. Fue una lección dolorosa, pero reforzó la realidad de que la innovación tecnológica debe equilibrarse con la responsabilidad fiscal para tener éxito a largo plazo.

Ese año, Medtronic vendió un promedio de 100 marcapasos al mes, con aproximadamente un 20% de sus ventas totales procedentes de fuera de los Estados Unidos.

Emerge la filosofía mínimamente invasiva

En 1966, Medtronic compró las patentes relacionadas con los marcapasos implantables de Greatbatch y Chardack. Basándose en la innovación y el éxito de esos primeros productos, Medtronic experimentó un rápido crecimiento tecnológico en su negocio de marcapasos a lo largo de la década.

Por ejemplo, a mediados de los años sesenta, Medtronic introdujo su primer sistema de marcapasos transvenoso; utilizaba cables de estimulación que podían maniobrar a través de una vena hasta el corazón sin abrir el pecho ni usar la anestesia general.

Este método de implantación fue el trampolín para el desarrollo de procedimientos menos invasivos para otras terapias. Ahora introducimos muchos de nuestros productos a través de las venas, entre ellos válvulas coronarias, endoprótesis y angioplastia con balón.

En 1967, Medtronic introdujo dos marcapasos "a demanda", diseñados para evitar la competencia entre los latidos estimulados y el propio latido del paciente. Estos modelos, uno externo y otro implantable, detectaban cuando el corazón del paciente latía solo y solo estimulaban cuando era necesario.

La línea de producto de Medtronic también incluía un marcapasos pediátrico para infantes y el Vein Eraser, que desintegraba las venas varicosas aplicando una corriente eléctrica de alta frecuencia a través de un electrodo simular a una aguja.

 

Aplicación de nuestra especialización más allá del corazón

Los años sesenta marcaron el principio de la expansión de Medtronic a lo que acabaría por convertirse en una de las compañías de tecnología médica más diversas del mundo. Transferimos nuestra especialización en estimulación eléctrica para tratar otras partes del cuerpo.

Creamos un marcapasos gastrointestinal y emprendimos varios proyectos de investigación dirigidos a aliviar el dolor mediante la estimulación de la médula espinal. Se trataba de los proyectos exploratorios pero importantes, porque sentaron la base para la expansión del pensamiento sobre nuestras tecnologías.

Expansión de las operaciones

En 1968, las ventas anuales habían subido como un cohete a más 12 millones de dólares, con unos ingresos netos para la compañía de más de 1 millón de dólares. La plantilla también creció, de 36 en 1962 a 348, y también lo hicieron las instalaciones de St. Anthony. Una adición, que se anticipó a los requisitos de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, incluía un cuarto limpio para el montaje de productos implantables. Al instalar un sistema de filtración para purificar el aire y controles para regular estrictamente la temperatura y la humedad, mejoramos significativamente las normas de calidad y aumentamos la capacidad de producción.

Sin embargo, aún era necesario más espacio. A finales de la década, Medtronic había trasladado sus plantas de fabricación a Rice Creek Plant en Fridley, Minnesota, a las afueras de Minneapolis.

 

 

Última actualización: 22 09 2010

Section Navigation

Additional information

NYSE (MDT)

España